viernes, 31 de julio de 2009

El regreso a casa


31-7-2009

El regreso a casa.

A tous les vagabonds

A morning breeze
Trails musk behind it.
Perfumes
From the street
Where my love is.
Yes, the world wastes
While you sleep
The caravan is leaving
The sweet smell is dying
Get up!!!!
--Mevlana Rumi.

Bien temprano en la mañana ya nos tomamos un café en las callejuelas de la vieja Baracoa y nos fuimos a la Terminal de camiones municipal, es decir para los destinos cercanos de pueblos de las montañas alrededor y zonas aledañas a la villa pues Eva quería visitar la playa de Maguana al oeste de Baracoa y en mi caso ya me disponía a regresar a la ciudad de Guantánamo. Acompaño a Eva al local de transporte de donde también salían taxis a la ciudad holguinera de Moa y la deje sola para probar sus habilidades de regateo de precios para una extranjera con los choferes de taxi, ella se sienta a hablar con uno de ellos y al rato llego y mientras se espera por mas pasajeros para llenar el taxi con destino a Moa soy testigo de uno de los mayores interrogatorios inconscientes jamás realizados, pues el taxista había hecho tres veces mas preguntas personales a Eva que yo mismo en toda su vida, desde cuanto es su salario, hasta que hacían ella y sus padres y de cuanto le costaba esto y lo otro y antes de llegar me cuanta Eva le pregunto que si le dejaba ir solo con ella a la playa no le tendría que pagar el servicio de taxi y mas…muy gracioso aquella situación y por faltar un pasajero nos seguíamos demorando así que me decidí cambiar de plan para mi regreso en ese momento y visitar la playa de Maguana que por una extraña razón o quizás simplemente porque no me atrae tanto el mar, pero le dije al taxi que si faltaba uno seria yo y que podíamos partir cuando quisiera, así nos dimos cuenta como el taxista tenia muchos negocios a la vez que manejaba el taxi porque paraba en varias casa de la ciudad y recogía mercancías que luego en el camino las intercambiaba por otras, en casa de la carretera.
En la carretera de nuevo, y vimos en el bello paisaje al famoso río Toa casi en su llegada al mar y que es el mas caudaloso de la Isla, y que también era muy ancho y antes de un puesto de policía el chofer nos sugirió que marchemos suavemente y por la sombra de un camino que se abría a la derecha de la carretera hasta la playa para evitar un problema con la policía del lugar que siempre paraba los taxis y podían ver la clara imagen de extranjera de Eva, así que caminábamos al mediodía por un camino de 200 metros antes de llegar a la playa, nos compramos un coco para tomar de su agua y me senté a descansar bajo una palmera un rato, Eva a bañarse y tomar sol.
Me despedí en una hora de Eva y le dije que nos veríamos pronto en la capital y le desee buen viaje de regreso, ella aprovecharía aquella playa que le gustaba hasta las 5 de la tarde y se movería en taxi a Moa y luego a la ciudad de Holguín, de allí a la Habana y en mi caso regresaría de Baracoa a Guantánamo y de alli mismo a la ciudad capital de todos los cubanos como dice un cartel irónico y horrible en la autopista a la entrada de la ciudad Habana.
En la caminata de regreso para buscar un taxi a Baracoa y sin mojarme una pizca mi cuerpo del agua salada me detienen dos policías que se dirigían a ser un recorrido por la playa y les parezco sospechoso, me preguntan por mi identificación y me dicen en pregunta y en afirmación a la vez, no eres de por acá verdad? Les respondo que vivo en La Habana y en lo que me dispongo a buscar mi ID empiezo a entrar en desesperación pues no lo encuentro, lo sigo buscando bajo el sol y enfrente aquellos policías mulatos y con no mucha educación, tampoco lo encuentro en los bolsillos, dentro de los libros, dentro de las zonas de la mochila, y les aclaro que lo tenia ayer y que debe estar por alguna parte y me dicen que van a revisar mi equipaje y que estoy detenido por falta de documentación por lo que estoy bajo arresto.
Los policías con la cara de quienes ya tienen algo ilegal en sus manos y ya tienen algún contenido de trabajo en aquel domingo aburrido, me llevan a la caseta calurosa que también servia para detener los autos que iban con destino a Moa para revisarlos y detectar otras ilegalidades, aquella caseta que el taxista había evitado y les explico que mi identificación o carne de identidad parecía haberlo perdido ayer en los ríos de Baracoa pues ni yo mismo me había dado cuenta que ya no estaba conmigo y ahora me tenían sentado con mi mochila abierta y sacan todas mis pertenencias, que no eran muchas, ropas de viaje y libros. La carpeta con la laptop fue investigada también y me preguntan si tengo o no propiedad de esta, les digo que esta en mi casa en la Habana pero que podría mostrarles la copia de mi titulo de medico que se encontraba de forma digital en una file dentro de la laptop y me dicen que no, necesitan comprobar mi situación legal y les digo mi nombre y el numero de identificación que me lo aprendí hace mucho de memoria.
Comienza entonces una odisea de llamadas por radio entre el puesto de policía de la playa Maguana y l centro de la policía de Baracoa para verificación, la segunda en este viaje, y no se reporta mi nombre ni mi numero de identificación en los registros de la central policíaca y me miran con recelo, comienzo a preocuparme, les digo que en el camino de Santiago de Cuba a Guantánamo también me habían verificado y que debían insistir, les abrí la laptop y les mostré mi titulo y vinieron la andanada de preguntas de que hago alli? que con quien mas ando? donde trabajo en La Habana? les digo toda la verdad, y le envió un mensaje con el móvil a Eva al darme cuenta que podría estar preso un día completo si no me verificaban y demostraban mi inocencia o falta de antecedentes penales, y ella me dice que estará en el mismo lugar y que esperaría noticias, ellos continúan insistiendo, les digo que nos quedamos en una casa particular donde también tomaron los datos del pasaporte de Eva y mi numero de identidad, también el hombre de la casa particular tenia un servicio digital acoplado a la policía ya que me dijo con certeza que me había verificado desde sus casa y no tenia antecedentes penales y esto aquella vez me hizo sospechar de que podía ser informante de la policía o de la seguridad, con tanta fama mundial de espionaje interior de nuestro país nada me sorprendía, así que utilice el la información de una tarjeta de la casa de Baracoa y les pedí de favor a las autoridades que me retenían que llamaran a dicha casa. Así hicieron y la central verifico nuestra presencia y los datos personales con la familia de Baracoa, pues luego de tres horas me liberan al verificarlo todo y observando el trabajo de policías de carretera y de playas en esta paraje tan lejano, escucho la llamada, y escuchando la orden de poner en libertad al detenido por resultar negativo me regreso a la playa y me despido por segunda vez de Eva, los policías me recomendaron hacerme un carne de identidad transitorio y que siempre llevara conmigo la propiedad del equipo electrónico, imagínense una laptop que mi socio Jonathan de Michigan me regala y que no tiene ningún papel, supuestamente para la autoridad todos deben tener consigo las propiedades de sus equipos para demostrar no son robados, y esto es absurdo pero es la ley de acá, tuve suerte de evitar dos desgracias, el decomiso de la laptop y la detención por negligencia en el trabajo del equipo policial de radio verificador y donde podría haber estado un día completo esperando para mi libertad, por supuesto el primero mas doloroso para mi por la imposibilidad de hacerme de un equipo de estos acá.
Estaba un poco asustado todavía pero muy contento de estar libre y como le dije a Eva que estuve preso dentro de la gran prisión que es toda esta Isla, prisión dentro de la prisión, y que saboreaba un poco la libertad y me dispuse a caminar varios kms por la carretera de regreso a la villa de Baracoa, y en el camino me encontré un puente con un río debajo, allá me bañe y me relaje y en una parada de madera de bus junto a dos locales o habitantes de la zona esperamos y un camión de alquiler que se encontraba lleno de vacacionistas nos dio autostop hasta el río Toa, y en las orillas del río se encontraban múltiples carros y camiones de personas bañándose y haciendo los asados y parrilladas del domingo y de allí trate de caminar por carretera a Baracoa, pero en el regreso un turista español en su carro alquilado me llevo de regreso a la Baracoa querida. Me disponía a seguir en autostop por la vía de la farola y atravesar la sierra del Purial en una aventura solitaria pues animo tenia pero me dije que quizás no fuera posible moverme del todo pues como domingo al fin ninguna circulación se podría encontrar así que llegue a la Terminal de ómnibus nacional de Baracoa y estaba una lista de espera hacia Guantánamo en la compañía astro y tuve suerte de al atardecer de estar de regreso on the road again y así fue como pude ver las imponentes alturas con los precipicios y magníficos paisajes que no disfruté por la noche en el viaje de ida. En el autobús pude gozar de la amabilidad y conversación de los guantanameros que me brindaba café sin conocerme, y nombres de estos altos y recónditos lugares como Cagueybaje y Palma Clara. Al comienzo de la noche y ya con estrellas llego el bus a Cajobabo, y de alli a unos minutos la costa sur del pais y otra vez el paisaje de mar y la carretera paralela a la costa por una hora, ya Eva me mensajeaba que estaba en Moa y estancada en una Terminal esperando llegar a Holguin y en mi caso le respondía que iba con buena suerte en camino de regreso a Guantánamo. Luego Imias, luego San Antonio del Sur, ya se escuchaba la radio gringa cerca de la base naval y veía los puestos de alambradas en camino a Boqueron, a unos metros de la base, y a las 11 pm llegaba a la Guantánamo,le dije al chofer me detenía en la avenida y así llame a mi amiga Mellisa, sorpresa para ella una vez mas el tio Matt de regreso y tarde en la noche.
Mi amiga no tenia espacio para mí en casa de su padre por lo que hablo con un pariente tocayo mío, Alberto, a quien acá le agradezco su hospitalidad y me ofreció un cuarto, de su casa que estaba disponible. Tuve una grata conversación con el padre de Mellisa, Ricardo, quien me pareció una persona magnifica y amable, entre las que charlamos sobre los nombres de las cosas que es diferente en la zona mas oriental, como ayaca que le decimos tamal, cambute o plátano verde, guineo o plátano maduro, chote, un fruto que probé luego en una tortilla y me pareció simplemente raro y nuevo, yo que pensaba lo había probado todo acá ,y ya muy tarde nos despedimos para dormir. Había calor, y sin ventilador me tomo mucho conciliar el sueño, pero descanse algo.
Al otro día me dispuse a buscar mi ID temporal que se le da a la persona de viajes por provincias que pierde su carne y que solo sirve para viajar y por un tiempo limitado, y para ello debía demostrar estaba en casa de alguien conocido, y debían ir dos mayores, fueron Mellisa y su padre Ricardo, mas fotos y sellos que tuve que comprar y debía esperar al día siguiente para obtenerlo. Ese día amanecí con vómitos y diarreas, muy mal del estomago con cólicos con lo que me auto diagnostique como una ingesta de mucho jugo de piña, café que tome el día anterior sin mas nada en mi estomago.
Ese día también conseguí un alquiler para cubanos con una amiga de la familia de Mellissa y llamada la señora Magali resulto una madre para mi preparándome unos almuerzos y cenas adecuados en mi nueva condición de viajero enfermo La socia que Melly como le llama allá me llevo a conocer un poco la ciudad y esta tenia el nombre de las calles marcadas como cuno en las esquinas, algo que no había visto en otras ciudades y caminamos y cruzamos un puente que era de tren sobre el río Bano, que junto al Guaso eran los ríos que atravesaban la ciudad y como el Yayabo en Sancti Spiritus y en otras ciudades que habían dejado de ser ríos naturalmente hablando para convertirse en alcantarillas gigantes al aire libre y eso es el precio de la civilización indisciplinada que nos ha tocado vivir.
En la noche Mellisa estaba con su bien parecido novio conversando en el portal e la casa del padre y no me parecio educado y precabido estar molestando por lo que en mi caso me la pase en la casa de alquiler esperando mejorar y anotando las aventuras en la moleskine de viajes. Al otro día ya tenia el permiso de deambular como ciudadano sin peligro e identificado nuevamente y me fui a la Terminal de ómnibus nacional donde pagando un poco sobreprecio me largue de aquella ciudad de una vez, y me dispuse al viaje final de regreso sin mas paradas que la de mi cama en la barriada de Lawton en la calurosa Habana, un viaje que inicie a las 3 pm y que divise el capitolio habanero a las 7 de la mañana del otro día, ya Eva estaba en la capital desde hacia mucho, pues viajo de Holguin a la Habana en vía azul ,luego me cuenta que casi duerme en la Terminal de Moa y que a media madrugada se filtro en un camión de Moa a Holguin llegando al amanecer y luego de la gran tercera ciudad del país a la primera. Así termina esta primera descripción del viaje del tío Matt a la zona Oriental de Baracoa. Agradeciendo a todas las buenas personas que me ayudaron, a Mellisa y su familia, y a Magali que no se si vea otra vez pero me ayudo desinteresadamente pues ni siquiera quería cobrarme mi estancia en su casa y a la siempre buena Eva que me dio tanta positividad y que su madurez de viajera me guió en los malos y peligrosos ratos.
.

1 comentario:

  1. Flipo leyendo esto, una vez más, flipo,increible, que recuerdos!!
    El viejo Tio Matt.

    ResponderEliminar