martes, 28 de julio de 2009

Hacia la vieja Villa de Baracoa




28-7-2009

Hacia la vieja villa de Baracoa.

Traveller’s tales were among the first tales men told to men;
Which means that the oldest, and probably the best, of them
have been forgotten.

-Elizabeth D’ Oyley, Introduction. More great travel stories.

El viaje por carretera a Baracoa es impresionante y el tio Matt o el medico del pueblo y esta con Eva en la cabina del camión, que se rompe a 40 minutos de la ciudad de Guantánamo, pero rotura no seria ya esta de nuevo on the road, deteniéndose en cuantos pequeños pueblitos sin nombre están a lo lado del camino. La policía nos detiene de nuevo en un punto no muy lejano a la anterior parada y ya esta revisando los equipajes de los habitantes del Guaso, como se le denominan también a los Guantanameros, y casi despectivamente por los Baracoenses, y ni se fijan en la cabina, gracias Dios escapamos otra vez las autoridades y así el viaje para Eva sale mas barato y aventuresco y mas cercano a la realidad de los cubanos.

Ahora me gustaría describir los puestos de carretera militares a Caimanera que se encuentran a pocos kms de la base naval americana, y que se encuentran en esta carretera otrora nombrada carretera central y que abre el camino a los pueblos prohibidos cercanos a la base. El ciudadano cubano debe tener familiar o alguna justificación para entrar por esta vía que se interna en unas colinas y riscos y según los pasajeros no muy lejos esta el infernal campo de concentración yanqui, con su desprestigiado sistema de torturas. También esta zona fue durante la crisis de los balseros o emigración masiva en los noventa unos campos gigantes de refugiados. Puedo escuchar emisoras de FM transmitiendo música country gringa y heavy rock. Mientras voy en el camión le comento a Eva sobre la cercanía de la base militar americana y se sorprende al ver las alambradas y guardias armados en el cruce de carretera hacia Caimanera. Se dice algunos cubanos trabajan dentro de la base como civiles. También se dice que desde un hotel de Caimanera o lugar elevado se puede ver el aeropuerto militar y las luces de toda la base militar.
Teníamos muchísima sed con el calor fuerte de la tarde y nos sorprendimos en que no vendían agua en ninguno de los puestos de los poblados y solo cervezas fuertes de alto grado de alcohol, las bucaneros max que el país comenzó a bajar de precio para suspender su producción y tienen un sabor muy fuerte, increíble como en todas esas zonas y todas las que vi en otras partes solo vendían dichas cervezas, y a 20 pesos, antes costaban 1.10 convertibles, pues solo bebimos cervezas y muchas en el camino a Baracoa, pero no apagaba tanto la sed.
Después de dos horas llegamos a la zona de costa sur, ya mas alejado de la bahía de Guantánamo y rumbo a la zona de Maisi y la mas alejada de la isla, y en ese momento estaba el mar tan oscuro, tan profundo y salvaje que chocaba contra los altos riscos de diente de perro y arrecifes que daba una imagen de mar mediterráneo croata según Eva, y por mucho rato estuvo la carretera a metros del furioso mar hasta que se volvió adentrar en una llanura y en breve comenzó la sierra elevada que llevaba a la zona mágica de las lomas de la farola, ultima sierra antes de entrar a la villa de Baracoa.
En las altas montañas los precipicios abundaban y era ciertamente abismos en algunos puntos, pero ya la noche había descendido bruscamente y se veía poco, en algún punto el camión se detuvo para tomar sus pasajeros agua de manantial que chorreaban por el asfalto, el peligro mas evidente y fuerte en estas zonas es el deslave o desprendimiento de rocas, calizas blandas que se apostaban a los lados de la vía y que el chofer debía tener presente y alerta. También comimos unos cucuruchos de dulce de coco que se vendían por los recónditos habitantes de estos parajes.
Entrada la noche, como a las 10 pm llegamos a la vieja villa que se veía un malecón con un mar tranquilo y nos encontramos rapido con la casa particular recomendada por el amigo de Santiago de Cuba, y tan pronto conversamos y nos acomodamos el señor de la casa nos deleita con imágenes mórbidas del azote de los dos huracanes el pasado año y la toma de sus videos con una música de lo mas ridícula y nada que ver de fondo, la edición del documental independiente era horrible pero si me pareció realista y fuerte las imágenes de destrucción, previa llegada una semana antes del meteoro de dos ballenas, lo que aumento la idea de la gente de acá de una mala señal, que con anterioridad había sucedido igual con las ballenas y los desastres, así fue como dormimos ya en Baracoa con aire acondicionado y cansancio de viaje relajante necesario para el buen dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario