miércoles, 26 de agosto de 2009

Lo viejo contra lo nuevo.




26-8-2009

Lo viejo vs lo nuevo.

“El ayer ha muerto, el mañana no ha nacido, el hoy esta agonizando.”
-Suhrawardi en Awarif el-Maarif.

“Viejo Mundo!!!
El caballo blanco y negro del día y de la noche atraviesa a galope.
Eres el triste palacio
En que cien príncipes soñaron con la gloria.
En el que cien reyes soñaron con el amor y…
Despertaron llorando”
-Omar Kahyan.

La ciudad de La Habana y las demás ciudades de mi país muestran lejanos símbolos de un pasado raro, extraño y maldito en sus calles y escenas urbanas. Con el ojo del observador imparcial uno se revela así mismo como existen objetos que los huracanes de la Modernidad no pudieron arrancar y en este caso, múltiples anuncios de una vida consumista se quedaron por tantos años borrados, el claro ejemplo de que nada existe como el señor Cronos para limpiar, y el olvido para pulir.
Mi generación ya también ha visto como han quedado en las calles las trazas de los objetos del socialismo soviético y nada hace eliminar la sospecha de que los actuales protagonistas chinos podrán escapar del paso del tiempo. Pero es una realidad mas del entorno y una realidad nunca frecuente en las narraciones de los demás fraggles en la vida dentro de la cueva o isla donde vivo, quizás estos objetos padezcan del mal del olvido y la indiferencia pero a muchos les despierta cierta sensación de que están vivos en su casi ultimo combate contra el Tiempo, llámese aliado del destructor-paso-de-los-años a la apatía social hacia ellos, como si fueran los culpables de todo.
En una comarca de San Miguel del Padrón en nuestra ciudad me detuve para inmortalizar este acto de coraje por parte de este dicha gasolinera de claro auge en la década de los cincuenta y que alguien no ha decidido arrancar del lugar por algún extraño milagro y se observa de la carretera al frente un puesto antiguo de alimentación de estos singulares objetos móviles que los humanos llaman autos y buses y camiones y motocicletas. Pero los más victoriosos de los arcángeles en este Paraíso Perdido que ni Milton podría visualizar son los luciferes de Osmobile, Fords, Cadillacs que aun con las fuertes restricciones dan pasaje por 10 pesos a los cubanos- habaneros-fraggles en sus movimientos obligados de una zona difícil a otra de la ciudad. Bravo por ellos y por sus luchadores ayudantes humanos que a la vez garantizan no más que el pan diario a sus chóferes.
También existe otra batalla entre lo Moderno y las escasas huestes Republicanas de los cincuenta en la gasolinera Acapulco y el cine Acapulco en la bella zona de Nuevo Vedado con fuertes sedimentos y base en su lucha por imponerse y a mi impresión aun conservados, también en Boulevards de centro Habana quedan signos de lucha tan difíciles de destruir como los anuncios de marcas grabados en granito y mármol en los pisos de lobbies en tiendas y viejas cafeterías anunciando ya pasadas marcas unas aun vivas otras desaparecidas o transformadas como la RCA Victor en la calle Neptuno. Los cientos de signos del pasado Habanero persisten en los raíles de los tranvías en calles pavimentadas y en los miles de mojones con la señalización de entre-calles, tan útiles y típicas del Vedado como ejemplo, las tapas de los alcantarillados públicos, las viejas torres del alumbrado publico del parque de la fraternidad en franca destrucción ahora, y sobre todo y desde mi niñez y la de muchos cubanos de aquellas abastecedoras de agua para los bomberos en las esquinas de muchas calles, que seguro todos recordamos jugar subiéndonos encima cuando pioneros y nuestros padres bajarnos para seguir en nuestros apuros diarios, así queda un pasado en objetos que son muchos mas y que son de verdad estigmatizados por la sociedad actual y que aun se resisten en su lucha y aquí les doy un homenaje no como el historiador de la Habana, Eusebio Leal, sino como un viajero simple que mira simplemente un pedazo de la realidad tal cual es.
Un pensamiento concluyente de todo esto me asalta ahora y es que cuando camino por las calles de esta vieja ciudad me doy cuenta que casi la mayoría de los cubanos-fraggles viven en casa o viviendas de muchos años atrás, la mayoría de la época misma en que pertenecen aquellos otros objetos marginados y malditos que el Tiempo esta consumiendo día a día, hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo……

No hay comentarios:

Publicar un comentario