lunes, 22 de marzo de 2010

El arte de viajar sin moverse y el camino personal.




20-10-2009
El arte de viajar sin moverse y el camino personal.


La mente siempre ha eludido este estado implacable de estar sin el condicionamiento. Está condicionada desde la infancia, desde el principio mismo de la vida, desde hace millones de años, y ensaya todas las formas para escapar: dioses, sistemas, filosofías, sexo, placer, ideas. Hace todo por salir de ese estado condicionado, y aún lo sigue haciendo cuando dice: «tengo que ir más allá de esto». Así que, no importa el movimiento que haga una mente condicionada, cualquiera que sea el movimiento que siga continuará en estado de condicionamiento. Por eso uno se pregunta si la mente podrá quedarse por completo con el hecho, y nada más. ¿Comprende? Quedar así, habiendo descartado todo el sistema de gurús, maestros, instructores, salvadores, ya sabe, todas las cosas que el hombre ha inventado para ser libre.
J. krishnamurti.


Hace un buen rato el tío Matt no plasma sus ideas y viajes y como solo del corazón salen sus juicios de las cosas hay que obedecer a esos impulsos de escribir cuando vienen, con la libertad de hacerlo cuando es imprescindible para uno. Este viejo tío Matt hace rato no se mueve en carreteras y en espacios abiertos aun teniendo el deseo de hacerlo cumple con su deber de medico, pero los viajes han sido mas intensos si se observan desde la mirada del interior, los viajes y movimientos han sido desde dentro y para con uno mismo. Se cambia. Lo único que no se detiene en la marcha de la vida es el camino personal y que solo termina con la muerte para comenzar otra vez de otra forma. El viaje como alegoría de crecimiento personal es mi única razón de escribirles a todos mis amigos y hacer publico mediante este medio las aventuras del día a día y la batalla con uno mismo, decirles que es difícil a medida que uno se va conociendo concretamente, se va observando, se va dando cuenta de todos los condicionamientos y mentiras que se impone constantemente para justificar lo injustificable.
Cuando uno se pregunta que esta haciendo y para que quiere hacer algo, con cierta critica continua se desarrolla un estado raro de conciencia donde sin presión se dejan caer todos los egoísmos con que se matizan los actos diarios y sin forcejear con ellos, observarlos tales como son, verlos, los desenmascara y los muestra como pasados por la parte condicionada, pero vivo tranquilo de saber estoy tratando al menos de verlos continuamente y aceptarlos como hechos reales en si, y sin conflictos.
Los viajes y los paisajes naturales ayudan a describir los lados del camino, pero de alguna forma también al lado del contén están las cosas de la vida diaria, los mismo paisajes y los mismos caminos donde uno se mueve en una ciudad, de su casa al trabajo o a casa de los amigos o a los teatros y cines, etc, y que son partes del momento y la realidad del que les habla en este momento , y son bonitos como son, son útiles como son y son lo que mis ojos y mis sentidos captan a diario, pero de ellos esta vez no voy a mencionar.
Voy a hablar de las escenas bélicas que se establecen en mi interior ahora y son el resultado de discernimientos personales y meditaciones sobre lo que quiero conmigo en lo más profundo de mi voluntad.
No voy a explicar precisamente porque no me deje llevar suavemente por la buena enseñanza del maestro de la Via en que me ubicaba como miembro hasta hace pocos meses, solo mencionare que fuera de lo que piensan los que aun son parte de ese buen proyecto para ser mejores seres humanos estoy vivo, estoy buscando activamente como conocerme a mi mismo sin ningún tipo de apego a nada ni nadie, y si me paso trescientas vidas tratando de conocerme algo pues esa será mi decisión y si tuve el valor de salirme es porque sentía con todo mi ser que ese no era mi camino aunque me ayudo a ver muchas cosas sobre mi y de saber lo que es la disciplina diaria, buena suerte para todos y gracias por compartir el magnifico tramo juntos.
De nuevo estoy sin maestros y amigos discípulos, estoy solo con el “mundo” y ahora pertenezco como siempre a ese mundo, y me siento que al estar solo aparentemente estoy mas vulnerable pero no, estoy mas alerta con cada cosa, ahora nadie es responsable de mi excepto yo mismo, y con mi” personalidad cambiante” estaré entendiendo como pueda la realidad y mis condicionamientos, y ahora me siento como decirlo feliz y tranquilo por ello, pues he comprendido de alguna forma que donde este debo hacer el esfuerzo por mi mismo, todas las escuelas y caminos dan sugerencias, los maestros piden total fidelidad y lealtad al método pero no hacen el trabajo duro y sucio que es de uno con uno y tal vez después de tantos años buscando he entendido que el verdadero camino es el individual, y siendo lo mas natural y serio con el trabajo de observación de cada segundo de la existencia. Lo que estoy aprehendiendo en estos momentos es importante al entender las respuestas de mis preguntas vitales de por que me quiero acercar a la Divinidad o lo que sea y a través de este método sin método, como personaje central voy caminando lentamente y sin presión, sin auto censura pero observando mis errores para no repetirlos o al menos saber que son parte de mi naturaleza en crecimiento, disfrutando la vida como un regalo, como el ultimo regalo y que debo aprovechar, pues no espero mas recompensa que la de ahora mismo. No me queda duda ninguna de que este movimiento hacia donde sea y la necesidad de trascender el momento es parte de la mente condicionada y Ego en su intranquilidad, pero seguirá siendo observada hasta que algún buen día entienda un poco mas de cómo ser Uno, con todos y todo, sin Dualidad, sin conflicto, y tal vez al final de mis días me encuentre con alguna persona que como yo y sin personalidades superiores o inferiores, sino iguales, y así los dos podamos decir que la vida no fue en vano, y no paso inadvertida, y brindaremos con amor sin apegos y podamos estar de acuerdo en que se disfruto naturalmente como una buena copa del mejor vino sin ningún tipo de rencores o arrepentimientos, y que vengan otras vidas para seguir aprendiendo o si no las hay, pues mejor, sin miedos a unirnos y fundirnos en lo que hay “mas allá”. En la otra orilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario